miércoles, 27 de abril de 2016

Vivaldi

A principios de mes, a través de Muy Linux me enteré que había salido la primera versión estable del navegador web Vivaldi.
Ya había leído una reseña sobre la beta 2 de este navegador en las páginas 41 a 43 de la Full Circle Magazine #105.
Cuando salió el anuncio de la primera versión estable, intenté descargarla, pero, no sé por qué razón, no pude hacerlo.
Ahora que está disponible la versión 1.1, lo descargué sin inconvenientes.
Elegí el instalador apropiado (el .DEB de 32 bits, en mi caso), lo ejecuté y el programa quedó instalado.

Cuando se abre por primera vez solicita definir unas primeras configuraciones:


Luego de elegir la combinación de colores preferida, toca el turno de elegir la ubicación de la barra de pestañas:


Y finalmente, una imagen de fondo para la página de inicio:
 

Así se ve por primera vez la ventana de inicio luego de los ajustes realizados:



Y así se ve una de mis páginas preferidas:


Una de las mejores características de este nuevo navegador es la posibilidad de personalizar prácticamente todo. Pinchando en el ícono del engranaje que se ve abajo a la izquierda se entra a la ventana de (las muchas) opciones del programa:
 
 

Se pueden agrupar pestañas por temas, guardar notas, "añadir panel web" (que permite guardar direcciones web para verlas en una ventana secundaria), y muchas características más.
Es realmente un navegador muy interesante y ya mismo lo voy a empezar a probar intensamente, para ver si, a pesar de que no sea software libre, da para agregarlo a mi set habitual de Firefox y Chromium.

En el siguiente video, Jon S. von Tetzchner (fundador y director ejecutivo de Vivaldi; co-fundador y ex-director ejecutivo de Opera Software), responde a la pregunta ¿por qué un nuevo navegador?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo que escriba a continuación será revisado antes de publicarse.
Gracias por tus comentarios.