lunes, 21 de abril de 2014

El declive de la web móvil

A través de CSS-Tricks, di con esta entrada del blog de Chris Dixon, en la cual plantea su preocupación por la situación actual y, principalmente por el futuro,  de la web móvil frente a las aplicaciones móviles.
Me resultó muy interesante la reflexión, que es controversial, por lo que se ve en los más de 100 comentarios en esa misma entrada, pero muy atendible.

Como aporte a la comunidad de habla hispana, a continuación traduzco libremente dicha entrada:

La gente pasa más tiempo en el móvil que en el escritorio:
 Usuarios de móviles y usuarios del escritorio en 2014 (comscore)

Y la mayoría de este tiempo, usando aplicaciones web, no la web móvil:

Las app continúan dominando (flurry)

Esta es una tendencia preocupante para la web. Los móviles son el futuro. Lo que domine a los móviles, dominará la Internet. En estos momentos, las aplicaciones móviles están ganando y la web móvil está perdiendo.


Por otra parte, hay indicios de que esto sólo va a empeorar. Pregúntele a cualquier empresa web le dirán que ellos valoran más a los usuarios de aplicaciones móviles que a los usuarios de Internet. Es por eso que se ven tantos popups y banners en sitios web para móviles que tratan de conseguir que el usuario descargue aplicaciones. También es por eso que muchos sitios web para móviles están rotos. Los recursos se van hacia el desarrollo de aplicaciones en detrimento del desarrollo web. A medida que la experiencia de usuario de la web móvil sigue deteriorándose, el impulso hacia aplicaciones móviles no para de crecer.

El probable resultado de esto será que la web se convierta en un nicho utilizado para cosas como 1) probar un servicio antes de descargar la aplicación, 2) consumir contenidos de larga cola (por ejemplo, un enlace a un blog de temática muy específica, desde un feed de Twitter o Facebook).

Esto perjudicará a la innovación a largo plazo por un par de motivos:

1) Las aplicaciones móviles tienen una dinámica "que el rico se enriquezca", que favorece el status quo sobre las innovaciones. Las aplicaciones populares consiguen ubicarse en la pantalla de inicio, se utilizan más, se posicionan más alto en las tiendas de aplicaciones, ganan más dinero, pueden pagar más por la distribución, etc. El resultado final, probablemente, será como con la televisión por cable - unos  pocos canales/aplicaciones dominantes que se instalan en pantallas de los hogares de los usuarios y todo lo demás quedará relegado a niveles inferiores o a la irrelevancia.

2) Las aplicaciones móviles están fuertemente controladas por los dueños de las tiendas dominantes de aplicaciones, Apple y Google. Google y Apple controlan a qué aplicaciones se les permite la existencia, cómo son construidas, cuáles son promocionadas y ascendidas, y cobran un impuesto del 30% sobre los ingresos.

Lo más preocupante: rechazan clases de aplicaciones enteras sin razones expuestas o sin permitir el reclamo (por ejemplo, Apple ha rechazado todas las aplicaciones relacionadas con Bitcoin). La arquitectura abierta de Internet llevó a una increíble era de experimentación. Muchas nuevas empresas fueron controversiales cuando fueron fundadas. ¿Qué pasaría ahora si AOL, o algún otro garante del acceso centralizado, hubieran controlado la web, y los desarrolladores hubieran tenido que pedir permiso para crear Google, Youtube, eBay, PayPal, Wikipedia, Twitter, Facebook, etc. Lamentablemente, es hacia allí donde nos dirigimos en la web móvil.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo que escriba a continuación será revisado antes de publicarse.
Gracias por tus comentarios.