domingo, 19 de julio de 2009

Irreversibles pasos hacia la reinstalación del sistema

Hace unos días encendí mi PC; en el Grub elegí Ubuntu; en el splash elegí mi nombre de usuario; ingresé mi contraseña y... ¡ups!, no pasó nada, la pantalla quedó negra. En un segundo intento, empezó a levantar el escritorio, pero de repente la pantalla quedó blanca con líneas negras. En el tercer intento la pantalla quedó llena de rayas multicolores.

Reinicié y con Ctrl + Alt + F1 forcé al sistema a entrar en modo texto. Allí utilicé dpkg-reconfigure xserver-xorg pensando que el problema era del servidor gráfico y que así podría reconfigurarlo. Pero, luego de varios intentos, vi que no era por aquí la solución.

Recurrí a mi CD de Ubuntu 9.04 y reinicié con el CD en la lectora para arrancar la Live session. Desde ella pude acceder a la partición de Ubuntu en mi disco duro, hice clic secundario sobre el directorio home (con la intención de saber su tamaño para respaldarlo en un DVD y luego hacer una reinstalación completa del sistema) y allí mostró la cantidad de archivos y, entre paréntesis: "algunos ilegibles".

Al parecer había encontrado el problema. Ahora debería buscar más detalladamente dónde estaban esos archivos ilegibles. Fui haciendo clic secundario en los subdirectorios hasta que di con el directorio jdownloader que era el que tenía "algunos archivos ilegibles".

Con este dato, reinicié, di Ctrl + Alt + F1 y, utilizando rm * y rmdir fui borrando el contenido de ese directorio y finalmente el directorio en sí.

Finalmente, cuando reinicié la PC, mi querido Ubuntu volvió a la vida (sin el JDownloader, que en ese momento lo consideré una baja mínima considerando que había pensado en reinstalar todo el sistema de cero).

Pero, la siguiente vez que quise usar Ubuntu se repitió el problema que describo al comienzo de este artículo.

Entonces, coloqué el CD de Ubuntu en la lectora y reinicié la PC. Le di Arrancar desde el primer disco duro (o algo así) y mi sistema funcionó. Probé arrancarlo nuevamente sin el CD en la lectora y no funcionó.

Así que, volví a arrancar el sistema con el CD en la lectora y vi que no estaban funcionando los efectos de CompizFusion y supuse que por alguna razón se me habría destartalado. Entoces fui a Aplicaciones/Añadir y quitar... y busqué Compiz entre las aplicaciones instaladas, desmarqué las dos opciones que aparecieron, apliqué los cambios para desinstalarlas, quité el CD de la lectora, reinicié y, ahora sí, el sistema arrancó y quedó funcionando (sin el CompizFusion, una nueva baja, pero funcionando al fin).

De momento eso era suficiente, pensé que, según se comportara el sistema, más adelante podría decidirme por una reinstalación desde cero del sistema.

Al día siguiente siguieron algunos inconvenientes. Con algunos CDs en la lectora, volvía el problema original. Y en el Nautilus, cada vez que le daba Propiedades al Sistema de archivos, me reportaba nuevos "archivos ilegibles".

Decidí entonces que había llegado la hora de la reinstalación desde cero (que también permitiría aprovechar las ventajas del sistema de ficheros ext4, que viene con Ubuntu 9.04, pero que, para que quede instalado hay que formatear la partición, y no actualizar desde Internet que fue lo que había hecho hace un tiempo.

Pero, al día siguiente, cuando me propuse hacer la reinstalación del sistema, la PC directamente no prendió.

Luego de varias idas y vueltas, y gracias a la ayuda de Federico (otro más para la lista), supe que el problema era la fuente que había cantado para el carnero, así que, tocó cambio de fuente.

Con el cambio los problemas antedichos terminaron y el sistema quedó funcionando. Pero, claro, con tanto retoque y borrado de archivos que había hecho en busca del problema (que no era de software, sino de hardware) el sistema quedó algo inestable.

Así que el próximo paso fue la reinstalación desde cero del sistema (pero eso es tópico de una próxima entrada)...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo que escriba a continuación será revisado antes de publicarse.
Gracias por tus comentarios.